TRADUCCIÓN
JURADA

Para que una traducción jurada se considere como tal, deberá contar con la certificación estándar que se establece en el BOE, así como con el sello y la firma del traductor jurado responsable. De este modo, estas traducciones pasan a ser documentos oficiales, es decir, tienen la misma validez que el documento original. El objeto de dicha certificación es que el traductor jurado dé fe de que la traducción que ha realizado contiene una reproducción fiel del documento original en otro idioma.

Otra de las particularidades de este tipo de documentos es que el único soporte que se considera válido es el físico en cualquiera de sus formas (es decir, papel), si bien no es necesaria su presentación en papel timbrado. En la época de la digitalización, es posible escanear este tipo de documentos para presentarlos a través de formularios o instancias en formato electrónico, pero cabe recordar que la única versión oficial será la que se encuentre en formato físico.


CERTIFICACIÓN

Una traducción jurada tiene la misma validez que el documento original.