REVISIÓN
Y CORRECCIÓN

Sin embargo, existen otras muchas situaciones en las que un cliente ya dispone de la traducción de un texto, pero quiere asegurarse de que la calidad de esta traducción se ajusta a sus exigencias. Esto sucede, por ejemplo, cuando se actualiza un documento y se aprovechan fragmentos o apartados de una versión anterior, o sencillamente, cuando se quiere verificar una traducción ya existente. En este caso, ofrecemos a los clientes un servicio de revisión en el que nuestro equipo de traductores se ocupará de comprobar el contenido del texto comparando la traducción con el texto original para descartar cualquier tipo de error y asegurarnos de que presenta la terminología y el estilo adecuados. Asimismo, también verificamos que el documento se ajuste a las instrucciones facilitadas por el cliente, comprobamos que los formatos del texto original y su traducción se correspondan y pulimos determinadas cuestiones estilísticas para aportar un plus de calidad al texto. Después de esto, el documento ya estará listo para enviar al cliente.

Como complemento a este servicio de revisión, en Globalingua Translation nos ocupamos de otras tareas relacionadas para dotar de una calidad superior a todos los textos:

Proofreading o corrección de un texto en lengua meta. En este tipo de revisiones, realizadas en exclusiva por parte de profesionales cuya lengua materna sea la misma que la del documento, no se realiza ninguna comparación entre el texto original y su traducción. Esta tarea se centra en detectar errores de tipo gramatical (como la falta de correspondencia entre el género o número), de léxico (palabras que no significan lo que el autor piensa), ortotipográficos (dobles espacios o espacios antes de los signos de puntuación), de ortografía (erratas) o palabras repetidas, entre otros. Se trata, por así decirlo, de una revisión cosmética o superficial del texto para comprobar que sea correcto

Revisión de formato. En este tipo de revisión, como su nombre indica, se verifica que el formato del documento que el cliente nos hace llegar no presenta errores. Este tipo de revisión se realiza, por ejemplo, si después de maquetar un texto para su publicación se desea efectuar una última verificación de que el documento no presente problemas perceptibles visualmente: líneas o palabras cortadas, párrafos movidos a otras páginas sin motivo alguno, pies de foto que no se corresponden con las imágenes a las que acompañan, textos no alineados, etc.



La traducción y la revisión son dos conceptos que se encuentran íntimamente relacionados, ya que, para garantizar la máxima calidad de nuestro trabajo, es necesario aplicar determinados controles de calidad.